“La primera (familia de acogida) me ofrece aquello que no he tenido pero que tampoco conozco, aquello que deseo pero que nunca he vivido, aquello que necesito pero que no sé si me merezco… Y la familia biológica que no me ha cuidado, me ha maltratado, me ha abandonado pero… no sé, esto es lo normal? No tengo yo la culpa de todo? No conozco nada mes!!”

“Y empieza el primer día y desde el primer día derraman continuamente situaciones, momentos, frases, palabras, lágrimas, risas que nos dejan momentos de todo l’entramado y que hemos de ir volviendo a tejer con coherencia, respeto, claridad y mucho aprecio.” 

“Ya no son fantasmas. Existen, se ven, están presentes, son importantes, son queridos, son tenidos en cuenta… El miedo se diluye, la inseguridad se ha transformado en confianza y la confianza en autoestima. Hablan y te explican, se expresan y sobre todo y por delante de todo, son ellos. Con su pasado, con un presente y con la idea de que en este proceso hemos sido capaces de poner en sus manos las herramientas suficientes para que dibujen el futuro que ellos deseen.”

Fragmentos extraídos y traducidos del texto original de Antonio Rubio, educador social y padre de acogida profesional.

Este proyecto pretende sintetizar en imágenes la situación de muchos niños, que por diferentes motivos viven en Centros de Acogida, y el cambio que supone para ellos a nivel emocional y, a largo plazo a nivel social, crecer en un entorno más amoroso, con límites… en familias de acogida.

Un trabajo que comienza inspirado por la labor que están desarrollando personas a las que admiro por su valentía y por su capacidad de amar. Rosa, Toni, Mariona… y a tantos que no conozco.

 

Compártelo:
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Facebook
  • email
  • Digg
  • Meneame
  • StumbleUpon
  • Yahoo! Bookmarks